En torno a las cuatro de la madrugada del martes 3 de julio de 1917 sobrevino un desprendimiento de grandes rocas y piedras en el Tajo de Ronda que sepultó a 15 personas que se hallaban en dos molinos y una fábrica de electricidad, edificios que resultaron completamente destruidos. La catástrofe hizo desaparecer de la faz de la tierra a una familia entera de diez miembros. Toda la prensa se hizo eco el desastre.

El periódico madrileño Mundo Gráfico publicó en dos números sucesivos (11 y 18 de julio) sendas imágenes del estado anterior de aquella zona del Tajo y de cómo quedó tras los desprendimientos:

image_thumb14image3

 

Como se ve, de las casas solo quedó un informe  montón de piedras, tierra y escombros.

El periódico La Acción del día 4 de julio dio esta información fechada en Málaga a las 9:30 de la noche del día de la catástrofe:

image_thumb12

Otros periódicos a nivel nacional y local publicaron la noticia.

Todos los detalles en la revista latino-americana Mediodía.