Sesenta años después del trágico suceso que conmocionó a toda la ciudad, el rondeño Pablo Aguayo de Hoyos nos presenta la novela que revive aquellos días: El crimen de Fani. El oscuro asesinato de la millonaria Francisca Linares Barranco.

Entrevista a su autor:

Nacido en Ronda, estudiante y guionista en Madrid, trasladado a El Puerto… a pesar de los años fuera de tu ciudad natal, ¿qué es lo que te ha mantenido unido a ella?.

La familia, los amigos, las raíces. No me imagino un verano sin volver a casa, aunque sea para dar una vuelta y encontrarme conmigo mismo en Ronda. (más que “trasladado”, me considero “vecino” de El Puerto).

Es evidente tu interés por la historia reciente de Ronda y tu tesón por buscar respuestas sobre hechos pasados. ¿Tienes alguna referencia literaria sobre historia de Ronda?

No, literarias pocas. Históricas sí, como Moreti, etc. Pero las mejores referencias son de casa: el interés por los temas rondeños me viene de mi madre y de mi padre; y también las influencias de mi hermano mayor, un apasionado de la historia antigua y moderna de Ronda.

Habiendo pasado 60 años desde la trágica (y macabra) muerte de Fani, llegando a ser un caso sólo conocido por generaciones más cercanas a la época, ¿cómo surge la idea de hacer una novela sobre el suceso?.

La idea surge tras leer el anecdotario de mi padre “Nostalgia”. Él contaba escuetamente un suceso que fue muy sonado en los años 50: “la trágica muerte de la Fani”. Entre sus recuerdos entreví una historia esperando a ser rescatada, pero aún no era consciente del alcance que aquél suceso tuvo. Tras conocer ciertos detalles que rodearon al crimen, la idea ya había volado de mi cabeza al papel.

¿Cuál ha sido la mayor dificultad que te has encontrado en todo el trabajo de investigación?.

Encontrar una fuente precisa y objetiva. La primera versión de “El crimen de Fani” la escribí cuatro años antes y entonces me quedé con la sensación de que desconocía demasiado, por no saber no tenía ni el nombre verdadero de Fani. Un golpe de suerte me puso en la pista de El Caso y ya pude ponerle cara a los protagonistas.

Dentro del puzzle de pruebas, testimonios, interrogantes y rumores, ¿qué pieza es la que menos encaja a tu parecer?

Si es en la novela, reconozco que la parte de la investigación es tratada a ratos demasiado a la ligera. He tratado de hablar con policías para asesorarme mejor pero no he tenido fortuna. Es un entorno muy receloso y el pasado es un tema aún más delicado.
Del caso real, he oído muchas cosas y desconozco la investigación oficial, la clave para esclarecer lo sucedido.

¿Crees que el machismo y prejuicios, como los que describes en la novela, acerca de la vida de una mujer tras la barra de un bar, siguen vigentes?. ¿Más en un pueblo que en la ciudad?.

Afortunadamente, la doble moral que impregna la novela se ha relajado en muchos aspectos; en otros sigue vigente, el machismo por ejemplo, no es una cosa del pasado, hoy tiene otras formas de manifestarse más sutiles y a veces, tan salvajes como las del asesinato de Fani. La violencia de género está desgraciadamente presente en pueblos o ciudades.

¿Has llegado a conocer en persona a algún vecino de la calle Puya que recuerde aquellos días?.

Sí, ése fue el punto de inflexión para sentirme más seguro del primer relato, gente muy cordial y deseosa de recordar lo que había sido un acontecimiento en su vida.

¿Qué opinas sobre que aún haya gente que no quiera hablar de este asunto?.

Lo respeto. He llegado a entender que haya gente que prefiera dejar el tema en el olvido para no herir a familiares que aún viven y quieren que no se hable del asunto. Pero la verdad es necesaria, y por supuesto tan respetable como el silencio.

Después de la cantidad de información recabada y las horas pensando en esta tragedia, ¿qué sensaciones has tenido al pasear por esa calle y al visitar el cementerio?.

La sensación es sobre todo de extrañeza, me parece increíble que un suceso como aquél se tapara y no pasara nada.

¿Hay algún otro personaje rondeño (más o menos popular) que consideres digno de otra novela?.

La historia de Ronda tiene una buena cantera de personajes notables. A mi me interesan más los tipos populares.

¿Tienes pensado alguna otra novela con Ronda como escenario?.

Sí, Ronda es un sitio importante en mis historias.

¿Qué mensaje te gustaría quedara en el lector?.

En esta novela yo quería rescatar la memoria de Francisca Linares Barranco, la Fani. Creo que necesitaba una reparación, borrarla del todo era la peor de las injusticias de este caso.

 

En EresDeRonda.com, te agradecemos, Pablo, tu trabajo, las respuestas aportadas y el haber hecho a los rondeños recuperar este caso de forma tan elegante.