Hay quien ha olvidado o no conoce el verdadero nombre de la calle más concurrida de la ciudad: Carrera Espinel. Todos la conocemos como Calle de La Bola y varias son las explicaciones que se dan para justificarlo, pero poco se sabe de la verdadera.

La creencia más extendida, es que se empezó a usar este nombre desde una gran nevada que hubo a principios del siglo pasado. Aquellos días permitieron a varios niños crear una gigantesca bola de nieve que rodando calle abajo, alcanzaría un tamaño considerable que le permitiría mantenerse fría y visible durante mucho tiempo en el extremo con la calle Virgen de La Cabeza. De esta historia hay muchas versiones. Pero nada más lejos de la realidad.

El pseudónimo es incluso más antiguo que el nombre oficial. En 1856 tomó el nombre de Carrera Espinel, pero anteriormente la calle se dividía en tres tramos con sus respectivos nombres: El primer tramo se llamaba “Albertus”; el segundo (desde la Plaza del Socorro a la Plaza Carmen Abela) se llamaba “calle del juego de la Bola” y el último calle “Arrierros”.

En el segundo tramo está el origen del nombre por el que la conocemos. En aquella zona se practicaba un juego que llamaban “El juego de la bola”. Un juego que se hizo tan popular que después de siglos, y sin saberlo, seguimos nombrándolo.

En el Archivo Histórico de Ronda, podemos encontrar referencias al famoso tramo.

Padrón de 1654 para un repartimiento de 2000 Ducados. En el centro de la página (subrayado) aparece el nombre “Calle del Juego la Bola”:

10257824_4111987176061_1112868693160727515_o

Padrón de 1834. La segunda calle en el listado es “Calle de La Bola”, donde curiosamente aparece el número de vecinos y almas que la habitaban.

11187642_10200441344994228_835314191_o

Texto: Fran Marín.
Imágenes: Jose Antonio Montesinos España