Golosina de regaliz.

El origen de este nombre probablemente esté en una deformación de la palabra “extracto”, que es como antiguamente se llamaba a la golosina: extracto de regaliz.

Con la omisión fonética de la “x” y el acortamiento por pura comodidad, especialmente entre los niños, llegamos al uso de “trahto”, que podría transquibirse como “trasto”.

regaliz